NIDAS y Escuela de Geografia, realizan X Seminario Resistencia Territorial; “La contradicción entre extractivismo y desarrollo”

En el auditorio Salvador Allende de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (UAHC) se llevó a cabo el X Seminario de Resistencia Territorial: “La contradicción entre extractivismo y desarrollo”, organizado por la Escuela de Geografía, el Instituto de Humanidades y el Núcleo de Investigación y Docencia en Ambiente y Sociedad (NIDAS).

La jornada fue inaugurada por el profesor Rajiv Mahev, del CEDEUS Universidad Católica, quien se refirió a los conflictos socio-ambientales que se están generando debido a los megaproyectos que se están levantando a nivel mundial.

El docente hizo hincapié en que los conglomerados económicos, entre sus políticas, buscan el diálogo con las comunidades intervenidas para llegar a acuerdos beneficiosos entre ambas partes. Sin embargo, apunta a que esta relación en la mayoría de los casos es simplemente para evitar que sus proyectos se entrampen.

“El no tener conflictos con la comunidad es para obtener lo que llaman ‘licencia social’, que no es tangible y sólo se sabe que se tiene cuando la llegan a perder. Pero regularmente sólo hacen cosas correctas con las comunidades por intereses monetarios”, comentó Mahev sobre estas estrategias.

El académico sostiene que, si bien los estados tienen el deber de proteger los derechos humanos de las comunidades, en la mayoría de los casos terminan siendo “socios” de la empresa privada. Por eso, el experto califica al Estado chileno de ausente, pero presente cuando la situación afecta sus intereses.

En relación a las comunidades indígenas, sostuvo que “Chile ratificó el convenio 169 de OIT, que determina que los pueblos indígenas tienen participación (en las decisiones respecto de intervenciones en los territorios que ocupan). Pero ojo, que este acuerdo no les da derecho a veto”, apuntó.

 

La estrategia del tejido social

La estrategia de los privados está basada en hacer propio el debate sobre los derechos humanos. Y, bajo el subterfugio de la participación de la comunidad, logran que proyectos generen una menor resistencia.

“Buscan domesticar y silenciar. La táctica de la participación es para hacer más dócil la resistencia. El tejido social es lo que hace dividir a las comunidades, ayudan a atomizar y agudizar los conflictos”, expresó, apuntando a casos como Pascua Lama y Caimanes, relacionados con la minería.

De todas maneras, Mahev cree que a pesar que una comunidad sea disgregada, un grupo minoritario puede lograr paralizar megaproyectos que afecten a la comunidad a través de las leyes. ”Las normas generales de participación ciudadana del MOP son fuertes, está lo necesario. El problema está en la implementación… Las minorías, a través de las vías judiciales pueden detener las obras. El caso chileno no es para ser tan pesimista”, finalizó.

Academia y KMGNE, realizan coloquio sobre transdisciplina

En el marco del Diplomado Internacional de Verano 2016,  que se desarrolla por estos días en Santiago, la Academia de Humanismo Cristiano en conjunto con sus contrapartes alemanas: la Universidad de Desarrollo Sustentable y KMGNE,  iniciaron las primeras actividades públicas del proyecto “La Gran Transformación”,  una iniciativa académica que pretende fortalecer la educación universitaria en Chile en materia de los desafíos provocados por el cambio ecológico.

El proyecto que tendrá  una duración de 4 años (2015-2018), tiene un enfoque de cooperativismo y formación continua de profesionales, que se capacitan para hacer de la protección y adaptación ambiental una realidad universitaria y desde allí hacia otros actores de la sociedad utilizando estas capacidades en la creación de valores y reproducción de cadenas de valores.

En esta etapa se realizó  el coloquio sobre transdisciplinariedad y,  este viernes 22 de enero, una reunión con actores sociales para impulsar las iniciativas académicas que permitirán compartir los conocimientos y experiencias, para así transmitirlos como motivación para la creación de nuevas ideas y prácticas.

Para fortalecer el vínculo de las empresas y otros actores interesados en la iniciativa  y asegurar su sostenibilidad, se desarrollará una red de diálogo alemán-chileno, en la cual los socios científicos del proyecto, las empresas,  los patrocinadores y planificadores:  se pondrán de acuerdo sobre tendencias, restricciones, oportunidades y maneras de reaccionar respecto a las consecuencias del clima; desarrollarán un proceso de diálogo y de conceptos de aprendizaje para la superación de las consecuencias climáticas transfiriendo experiencias de iniciativas alemanas de adaptación; adaptan juntos las posibilidades tecnológicas para la eficiencia energética, la economía energética y las energías renovables; presentan medidas conceptuales y tecnológicas en conferencias y redes científicas; y asesoran a la Academia en la construcción del programa orientado a la práctica y al mercado laboral proponiendo establecer “medidas de adaptación y mitigación climática para una creación sostenible.

En este marco las universidades pertenecientes al proyecto – Hochschule für nachhaltige Entwicklung  Eberswalde (Universidad del Desarrollo sustentable de Alemania) y Universidad Academia de Humanismo Cristiano, desde la Escuela de Geografía y el Instituto de Humanidades,  desarrollarán una oferta de estudios y un acompañamiento profesional, a través de programas de diplomado y magíster, facultando a los participantes para el trato innovador de las consecuencias del cambio climático.

 

Inician proyecto de reciclaje en la Academia

Las profesoras Daniela Escalona de la Escuela de Geografía y Marilú Trautmann del Departamento de Estudios Generales coordinan con el apoyo de la Vicerectoría de la Universidad un proyecto  innovador de reciclaje de papeles,  botellas plásticas y latas.

El proyecto pretende ser un piloto con miras a construir prácticas universitarias sustentables y, en el mediano plazo, permitir el ingreso de nuestra institución a iniciativas de certificación ambiental de centros terciarios promovidas por los organismos sectoriales del Medio Ambiente. En este sentido, el proyecto consiste inicialmente en instalar separadores de basura, para entregar los residuos a instituciones encargadas del reciclaje y así disminuir la cantidad de basura generada por la U.A.H.C. En  una segunda etapa, el proyecto contemplará  el reciclaje efectivo de residuos orgánicos  y jardines verticales. En una tercera etapa, la iniciativa contempla el trabajo con temáticas de eficiencia energética e integración con iniciativas estudiantiles que actualmente desarrollan miembros de nuestra comunidad universitaria.

“Es importante que reconozcamos lo atrasado que hemos ido quedando como Universidad en temas ambientales y más específicamente en experiencias pro- sustentabilidad. Si bien esta iniciativa es muy inicial, de a poco se irán implementando algunas que tienen más alcance”, sostiene Daniela Escalona, una de las encargadas del proyecto.

Este proyecto de reciclaje, se realizará en conjunto con el Sindicato de la Universidad, siendo los auxiliares quienes se beneficien directamente pues recibirán lo recaudado por el proceso de venta del material seleccionado. Los puntos limpios estarán instalados en los patios de las sedes de Condell 343 y 506.

Se espera que todas y todos se sumen a esta iniciativa.